En sus Memorias de mis putos viniles, el Warpig recuerda la gloriosa revista Conecte y cómo leerla le permitió conseguir una joya del rock: Aja, de Steely Dan… aunque no fue amor a primera vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *