En sus Memorias de mis putos viniles, el Warpig recuerda cómo conoció a Judas Priest en un viaje a Tepito y el trag-trag-trágico destino de ese primer long play.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *