23: #23 Pozole caliente en una mañana fría

¡Ah, la magia de la radio… que se convierte en pesadilla cuando la voz se convierte en persona! Y, como bien explica el Warpig, el encanto no sólo se rompe con el locutor, sino con los propios radioescuchas. Eso sí, a veces sí se antoja echarse un pozole con ellos (como haces con tu familia y amigos).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *