La radio no muere, por más que pasen los años y la tecnología: su magia, la cercanía con el radioescucha, la relación personalísima e íntima: esas vibraciones atraparon al Warpig y le enseñaron cuál debía ser su camino.¿Y a ti? ¿Cuál programa te cambió la vida?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *