Como se dice por allí, ¿quién no se vuelve rocanrolero después de escuchar Long Cool Woman in a Black Dress? Para el Warpig, sin embargo, no sólo fue una revelación musical, sino una dura lección acerca de la inagotable capacidad humana para joder a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *