Trujo le hace la parada al tema del momento y pide, entre otras cosas, empatía para los taxistas y los empleados de Uber (y Cabify); porque al final a los que van al volante les toca bailar con la más fea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *