Trujo sigue en el hospital, peleando contra la enfermedad que lo ha puesto a reflexionar acerca de la costumbre de no apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos… como los tacos, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *