Todo es alegría al correr… hasta que te sale una ampolla. Después de horas y horas de hacer ejercicio es común que las rozaduras te dejen un pésimo recuerdo. Sonia Chávez te pasa unos consejos para evitar ser una víctima más, incluyendo los productos que te ayudarán a prevenir en lugar de lamentar (y recuerda: no debes reventar una ampolla).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *