Otro de los problemas con el llamado Corredor Cultural Chapultepec es la actitud autoritaria con que se ha planetado el proyecto, explica Salvador Camarena y en su Orden de Información se pregunta dónde quedó la sociedad crítica y participativa que surgió hace 30 años, con el terremoto: parece que todo quedó en la cacofonía de las redes sociales… y nada más (checa aquí el artículo de Marco Rascón que menciona Salvador).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *