Vivimos en un país en el cual todos hablan de cortinas de humo… pero la verdadera cortina de humo es el lenguaje. Políticos y ciudadanos son capaces de usar las palabras para ocultar la verdad, cambiar lo dicho de un día para otro o justificar malas decisiones con largos debates semánticos. La Orden de Información de Salvador Camarena pide que vayamos más allá de las palabras y, realmente, evaluemos las acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *