Uno de los músicos más influyentes del rock se suicidó, agobiado y enloquecido por su propio éxito. En este podcast, Romina Pons recuerda a Ian Curtis, el corazón de Joy Division, un genio atormentado que siempre estuvo destinado a apagarse pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *