La muerte siempre deja abierta la puerta del hubiera… es el caso de Jeff Buckley,  fallecido de modo trágico a los 33 años de edad (como su padre: otro gran músico, muerto a los 28 años de edad), tras grabar uno de los álbumes más elogiados de la última década del siglo XX. De él habla hoy Romina Pons.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *