Todos sabemos que el amor no tiene límites, que el cuerpo se expande más allá de su propia piel y que el sexo no se queda en una sola parte del cuerpo… de la mente… o, para otros, incluso de la especie. Fernanda Tapia reflexiona sobre la historia de la zoofilia, una parafilia mucho más común de lo que se cree y que conlleva un dilema ético importante: ¿es justo usar a un ser vivo, sin su consentimiento, tenga o no raciocinio, para el placer?

ATENCIÓN: Este podcast no es adecuado para menores de edad.


See acast.com/privacy for privacy and opt-out information.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *