Cuando una mujer te hace tocar la realidad, cuando te separa de los sueños y te obliga a estar en el lugar presente (a veces con un beso, otras con un silencio), entonces el golpe es más duro al decirle adiós. Sólo nos queda la cicatriz para recordar que ni siquiera los sueños están garantizados.

Voz: Fernanda Tapia. Texto: Fernando Benavides.


See acast.com/privacy for privacy and opt-out information.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *