95: Podcast 227 Reseña Spider-Man: Homecoming

Extracto La primera escena post-créditos es muy clara. Si todo sale bien, no sólo estaríamos viendo, ahora sí y no como el intento fallido de la duología anterior, la creación de los Seis Siniestros, el equipo formado por los mayores enemigos de El Hombre Araña, sino una auténtica legión de villanos que podría adelantársele por muchos años a lo que nunca han alcanzado con Batman en el cine. Con Spider-man: Homecoming podríamos ser testigos de la Harry Potter para una nueva generación. Con el crecimiento del actor y del personaje, de la mano de su audiencia. Nada de trilogías que caen en su tercera entrega. Nada de proyectos interrumpidos. ¿Les laten 6 películas por lo menos?   Texto completo en el post   Podcast 227 Reseña Spider-Man: Homecoming   Este contenido trae spoilers incluidos   elmaildepada@dixo.com Twitter @eseauto IG: elinstadepada     Parecía que la tendencia de las películas de superhéroes era basarse en sagas de los cómics. Los fans se encargarían de llevarse las manos a la cara, llorar de emoción y contagiarle al resto del mundo el porqué era increíble ver esa historia en la pantalla grande. Spider-Man: Homecoming revira y decide seguir su camino desde cero. No le debe, ni le teme, nada a nadie. Sabe que volver a contar el origen de los superpoderes y revisar la muerte del Tío Ben sería una pérdida de tiempo y prefiere invertirlo en una aventura clásica de El Hombre Araña. Y por clásica no  me refiero al aspecto del tiempo transcurrido que a veces implica la palabra, sino a que tiene todos los elementos que enamoraron a los lectores de aquellos primeros números del personaje.  El novato que no encaja. Que sueña con más pero la realidad lo jala de regreso. Que se codea con lo asombroso cuando porta la máscara, pero no así cuando carga la mochila del estudiante. El amedentrado por los chicos populares, el pretendiente penoso, el sobrino que ya quiere hacerse a un lado de la sombra de su madre suplente sin que este signifique que deje de quererla. Por lo menos en ésta ocasión, que retoma elementos de la versión Ultimate Spider-man del cómic, tiene 1 amigo. Porque en aquellos inicios, lo más cercano que tenía a ese concepto, se lo proporcionaba un microscopio.   ID   Con éstas bases, Spider-Man: Homecoming crea su propia telaraña. A partir de ahora, el crecimiento del personaje estará intimamente ligado al epicentro del Universo Cinematográfico de Marvel. Se olvida de la lapidaria frase “Así no es en el comic” para darle paso a, lo que se percibe, como algo mucho más ambicioso. Algo que inclusive, podría seguir vivo cuando el público se canse en la Avengers XXVII o la Guardianes de la Galaxia volúmen 15.  La primera escena post-créditos es muy clara. Si todo sale bien, no sólo estaríamos viendo, ahora sí y no como el intento fallido de la duología anterior, la creación de los Seis Siniestros, el equipo formado por los mayores enemigos de El Hombre Araña, sino una auténtica legión de villanos que podría adelantarsele por muchos años a lo que nunca han alcanzado con Batman en el cine. Con Spider-man: Homecoming podríamos ser testigos de la Harry Potter para una nueva generación. Con el crecimiento del actor y del personaje, de la mano de su audiencia. Nada de trilogías que caen en su tercera entrega. Nada de proyectos interrumpidos. ¿Les laten 6 películas por lo menos?   Pero para llegar ahí. Hay que afinar los detalles. Llega a ser igual de cansada la voz aguda fingida de Tom Holland como la voz grave fingida de Christian Bale como el Hombre Murciélago. Afortunadamente existe material en bruto dentro del joven actor que puede pulirse. Lo demuestra en los dos más grandes momentos de tensión dentro de la cinta: la conversación en el automóvil con The Vulture, y la motivación para escapar de la tumba de escombros.   Los involucrados en Spider-Man: Homecoming necesitan darse cuenta de lo que ya vimos, y que no es necesario repetir. Forzar que el villano se encuentre dentro del círculo cercano del héroe siempre me ha parecido una necedad, que minimiza lo que ocurre en la vida real de cada individuo. Volver a ver una inteligencia artificial con voz, que había sido novedad con Iron Man, ahora no es más que la repetición del mismo recurso cómico. Y sin embargo, afortunadamente también le aprendió a la cinta debut del Hombre de Hierro, cómo terminar una película en un emocionante cliffhanger. Irónicamente, ambos relacionados con la identidad secreta del personaje principal. Y ya que estamos en esas, volteando a ver a aquella película del 2008, insistiré, como lo he hecho en otras ocasiones, en que nuevamente le hizo falta dirección a Robert Downey Jr. No es que lo haga sin ganas, pero a veces es más él, que el propio Tony Stark. Los directores han confiando demasiado en que domina el papel y al personaje, y en cada aparición, se siente menos cuajado, cuando debería ser al revés.   Cada que escribo un texto como éstos, le doy varias vueltas en la cabeza, a veces hasta por varios días, para luego aterrizar las ideas. En aquellas horas posteriores a la salida del cine, mi objetivo era dedicarle un gigantesco bloque al porqué la película cometía un grave error en haber elegido al personaje de Zendaya, como Mary Jane. O Michelle Mary Jane. O como quiera que pensaban salirse de semejante atrevimiento. Era tal mi enojo y odio, que bien pude haber ocupado el mismo tiempo sólo en ese tema que el que llevo en ésta  revisión. Afortunadamente, Kevin Feige, el presidente de Marvel Studios, salió a los pocos días, a aclarar que Zendaya estaba interpretando a un personaje completamente nuevo. Que claro, no se descarta que sea el próximo interés romántico de Peter Parker, pero que aquello de que sus amigos le decían MJ, en realidad sólo fue un guiño para la Mary Jane original, a la cual entonces, todavía estamos por ver en ésta nueva versión de Spider-Man   Si, existe mucho potencial para crear un universo propio de El Hombre Araña en el cine, y éste, no es un mal comienzo. Yo sólo espero que la siguiente entrega sea mejor, mucho mejor que ésta y así entonces, tendré mi propia trilogía. Porque, a la pregunta que todo mundo se hace sobre cuál es el mejor Spider-man del cine, y sobre cuál es la mejor cinta del trepamuros, mi respuesta es: Por el momento, me quedo con las dos 2. La segunda de Maguire. La segunda de Garfield. Venga, Holland, yo sé que tu puedes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *