72: #204 Reseña Doctor Strange Capitán Pada

El tráiler. El avance. El teaser. El corto. El arma de dos filos. La herramienta publicitaria necesaria para llevar a algunos no convencidos, a asistir a la sala de cine. Es aquél que puede enamorarte e inclusive ser mejor que el material completo. Puede ser que sea el que te pique la curiosidad, pero también el que te mate cualquier sorpresa, chiste o hasta desenlace.  Las piezas promocionales cinematográficas previas al estreno de Doctor Strange mostraban una realidad alterada, con efectos especiales que a todos nos hicieron recordar la Inception de Christopher Nolan. Si ese iba a ser su único arsenal, entonces ojalá la historia fuera mucho, pero mucho mejor. Y sí que lo fue, pero no sólo en el guión, sino en las situaciones… mágicas, que se presentan a lo largo de la cinta. Jamás esperé ver una pelea entre “fantasmas” pero sobre con todo, con tanta inteligencia y con tanta belleza visual. La misma que contienen cada uno de los mundos y dimensiones paralelos que visita Stephen Strange en su primera inmersión en la magia. Otros podrían haber puesto lo primero que se les ocurriera. Una plasta de cosas «locas» y «añadale una mariposita, nada más porque se me ocurrió».   Los avances de Doctor Strange no habían hecho mucho por aumentar mi expectativa. Y es que yo tengo un problema con éste y todos los demás personajes cuyo dominio de la magia es tal, que poco pueden hacer por sorprenderme. Al no tener limitaciones, pueden hacerlo todo. Que si hay fuego en el aire, pues entonces simplemente hay que recordar un hechizo que convoque agua. Que si alguien quedó atrapado con cadenas, pues obvio hay que conjurar el encanto de la desaparición y listo. En éste sentido, ahí radica la…magia, perdonen la expresión, de la saga de Harry Potter, que pone reglas muy claras de cómo, dónde y quién puede usar la magia. Además, no se trata de inventarse las soluciones y ya. Para ello hay un proceso de aprendizaje, y sólo hasta que no nos lo avisaron al público, entonces es cuando el personaje ya sabemos que puede hacerlo. Esto lo entendieron muy bien los encargados de la película de Doctor Strange y nos meten con cuidado al mundo de la magia. Sin darlo todo por hecho, pero sin tratarnos como seres poco pensantes. Sencillo, sin complicaciones, como si siempre hubiera estado ahí. Ahora entiendo una de las grandes diferencias que hay entre el universo cinematográfico de Marvel, y el universo expandido de DC Comics. Cuando se anuncia el director de alguna película de franquicia, lo primero que nos preguntamos es: «¿Y es fan de los personajes?». No. No hay necesidad de que lo sean. Esa mirada que en aquél entonces le dio desde afuera Jon Favreau a Iron Man y ahora Scott Derrickson a Doctor Strange, es seguramente, lo que tiene fascinados a seguidores y no seguidores de éstos superhéroes. Del otro lado, tenemos a un fan, Zack Snyder, que los quiere tanto, que quizás hasta los está apachurrando cual Elvira con un conejito adorable.   Pueden evitarse el formato 3D e IMAX. Es más, de hecho, sobre todo éste último le hace daño a la pelea entre Ancient One y la pandilla de Kaeciulius entre los edificios, y es que en algunos cuadros, se puede notar que los hombrecillos no tienen rostro, debido a que se trata de una animación por computadora, de la cual quizás pensaron que no requería tanto detalle. Y ya que estoy hablando de las diferentes capas de la cinta, pues trabajo destacable el que realiza Michael Giachinno en la música instrumental de la misma. Al escuchar las piezas podemos destacar dos cosas: cómo a nadie se le había ocurrido antes que hiciera un trabajo para Marvel, siendo además el responsable de los más grandes soundtracks de las películas de Pixar (como Up y Los Increíbles) y que por fin parece ser que hay un score memorable, y no muy genérico como ha sido la gran mayoría de las partituras de los episodios anteriores del MCU.   Si hay fallas que le encuentro a Dr. Strange, es que al parecer aún no saben cómo representar a un ser ultrapoderosoetereoinfinitosincuerpolargerthanlife sin que parezca un mal chiste. No lo supieron hacer con Parallax ni con Galactus. No lo supieron hacer con Dormammu. Por eso decía en el podcast 201 que me esperaba una participación más activa de éste villano, pero no verlo como una nube con ojitos, sino como una figura humana que personificara todo ese papel. Sí, hubiera preferido el señor con la cabeza en llamas que ésto.   Eso por otra parte, y le agregaría que me parece que no queda muy clara la conversión del Baron Mordo hacia el lado del “mal”. Como que hubo pasos que se saltó, y de hecho, de no ser por la segunda escena post créditos, me parece que no hubiera quedado claro que en la siguiente aventura de Strange, ése será el villano a combatir.   Para finalizar ésta reseña, quiero mencionar a Mister Doctor Benedict Timothy Carlton Cumberbatch y la extraordinaria labor que realiza como el protagonista. Seamos sinceros, si no era en ésta cinta, tarde o temprano alguien lo jalaría para interpretar a un superhéroe, siendo uno de los más grandes actores de los últimos años. Lo mismo puede interpretar a personas reales que a villanos del universo Star Trek. Tener actuaciones nominadas al Oscar y actuaciones como la que nos ofrece en ésta cinta, que, por si fuera poco, no tiene ni un sólo rastro del acento británico que se le escucha en su vida cotidiana. Si se ponen a pensar, el personaje corre el riesgo de convertirse en una mala copia de Tony Stark, e inclusive, no dudo que aquellos que desconocían el origen del personaje, no lo hayan pensado después de que elige uno de sus tantos relojes, lo vemos en un departamento de lujo con todo y piano, y toma un auto de lujo para salir a toda velocidad. Sin embargo, la transformación en una persona de bien es más pura que la del personaje de Robert Downey Jr. y para el final de la cinta, no existe ninguna similitud. Ni siquiera por ser awesome facial hair bros.   Ya es Dr. Strange una de mis películas favoritas del Universo Cinematográfico de Marvel. En mi conteo particular no ocupa las posiciones de otras que al parecer no se moverán jamás, pero sí se pone de inmediato por sobre varias que, al contrario, se siguen hundiendo más. ¿O qué? ¿No me digan que no le gana fácil a Ant-Man? Y si me apuran…hasta a Guardianes de la Galaxia.   P.D.  Si quieren conocer todos los easter eggs que aparecen en la película, entonces escuchen la versión podcast de ésta reseña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *