63: #195 Reseña Suicide Squad Capitán Pada

En audio y por escrito, la opinión de Capitán Pada sobre la película Suicide Squad.   Reseña Suicide Squad Por Pada   Muchas veces, la gran mayoría de hecho, termino éste guión y no lo reviso de nuevo. Es común que confíe en el conocimiento, en la práctica y…en la suerte. Por eso, en algunas ocasiones, me ando trabando o verificando información a la mera hora. Lo mismo seguramente les ha pasado con un correo electrónico, con un trabajo o con una tarea. Lo mismo le pasó al director y escritor, David Ayer.   La idea la tenía, es cierto. De ello no lo podemos culpar. Nos queda claro con los fascinantes primeros minutos de la película Suicide Squad. Nos esperaba una cinta loca, estridente, estrafalaria, maniática y acelerada. Todos los elementos bailaban y encajaban como si se conocieran desde hace mucho tiempo. La música y los colores nos demostraban que estábamos obteniendo lo que nos habían prometido: un producto integral, perfectamente pensado y planeado, que nos iba a ofrecer no sólo una increíble película, sino un soundtrack rugiente.   Si te gusta la comida, entonces te diré que le faltó más tiempo en el horno al pastel. Si te gustan las manualidades, entonces te diré que era necesario no sólo ponerle más pegamento, sino dejar que secara bien. Y si te gustan los estudios de mercado, entonces te diré que a ésta película le hizo falta la opinión de la sabiduría de las multitudes.  Toma cualquiera de los anteriores ejemplos para entenderme: la película Suicide Squad es un producto al que le faltó varias revisiones.   Y te tengo una más: Al Escuadrón Suicida, le faltó magia. ¡Qué ironía! siendo el peligro al cual deben enfrentarse. No hay magia entre los actores. No hay magia entre las escenas. Son una sucesión sin sentido, pegosteadas no pegadas. No hay personajes, o son pocos, que destaquen. Captain Boomerang pudo haber sido un adorable cerdo, pero no lo es. Incluir a Katana es un capricho de quién sabe quién, pero que es innecesario. Killer Croc está a años luz de convertirse en un mounstruo adoptado por la audiencia, como lo fueron Groot o Rocket Raccoon, de Guardianes de la Galaxia. Hay momentos en los que a Will Smith le da flojera voltear a ver a su o sus co-protagonistas, y lee líneas porque, suponemos, venían en el guión. Más allá de una historia personal que apenas se alcanza a desarrollar, Deadshot está tan vacío como los cilindros de sus armas después de una buena batalla.   Por si fuera poco, Suicide Squad quizó correr antes de caminar. No éra éste el momento para usar la trama del villano siendo uno de los integrantes del equipo. Nos hubiera impresionado más después de haberlo conocido, o conocida, por lo menos, una hora y media previa, en la primera parte, y luego ver cómo “traicionaba”, en una segunda.  Sí era éste el momento, y no después, para ver cómo uno de los integrantes moría en una de las misiones. El énfasis en el “suicida” tenía que quedar claro. Pero tenía que hacerse bien. Que Slipknot no figurara en ninguno de los materiales promocionales, que fuera un personaje D en las historietas, y que su introducción dentro de la cinta fuera tan desangelada, hicieron que su muerte no sorprendiera a nadie. Y tenía que hacerse bien. Al verlo colgado del edificio no te queda claro si se cayó, si le explotó la cara o el cuello o la boca, y sobre todo, si está muerto o desmayado. La sorpresa y promesa del “¿Ahora quién morirá en éste número?” ha sido uno de los grandes fuertes de las diversas encarnaciones del Suicide Squad en el medio impreso. Y no, no era éste, ni nunca, el momento para enfrentar al equipo a una amenaza del tipo rayo-enorme-que-sale-desde-un-edificio-y-termina-en-el-cielo.  Un peligro más al ras de la calle, de donde vienen ellos, luciría mejor para resaltar el papel que juega un equipo como éstos, en un universo en el que tienen que convivir con seres más poderosos.   Hasta la inclusión de música popular, debe hacerse bien. Si quieren que deje de comparar Suicide Squad con Guardianes de la Galaxia, entonces les presento a Deadpool. De manera orgánica, cada una de las piezas entra en el momento y en el mood adecuado. Cuando suena “Without you” de Eminem en Escuadrón Suicida, se escucha forzado. Se escucha cortado, se escucha…sin magia. Una lástima, ya que el resto del soundtrack es de los mejores productos relacionados con la película.   Como suelo hacerlo, dejo lo mejor para el final. Y jamás esperé que lo que más satisfacción me diera, serían las actuaciones de Margot Robbie y Jared Leto, en orden ascendente. De la primera es poco lo que tengo que objetar. Sólo me hubiera gustado que, en algunos momentos, se aplicara la máxima “menos es más” y se quedara callada, comprendiendo por supuesto, que no es culpa de la actriz. Ojalá se aprenda de ésta experiencia para que en su película solista, Harley Quinn no se convierta en un personaje insoportable para la duración de una cinta con fines comerciales. En el caso del segundo, no tengo un sólo comentario negativo. Este Guasón no debe, ni quiere, entrar en una necia comparación con sus antecesores. Esta versión, es como todas, sólo un aspecto más de las diversas facetas, como buen loco, que tiene The Joker. Si le quitáramos la escenita en la que está acostado en el piso, rodeado de armas, como si de musical de Broadway se tratara, estaría perfecto. Pero del otro lado, también me encantaron sus secuaces, sus goons, sus malosos. Creo que son un elemento al cual no le hemos puesto suficiente atención en todas las versiones del Joker, pero que sin duda alguna, son escenciales para reafirmar al personaje. Y el panda y los enmascarados precisamente realzan la faceta matón y mafioso que el del pelo verde presenta en ésta cinta.   La película de Suicide Squad tenía todo para cambiar el juego de las películas basadas en superhéroes, como lo esperabamos. Como nos lo prometían. Como nos quedamos esperando.   P.D. si quieren conocer todos los easter eggs de la película, entonces hay que escuchar el podcast 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *