Por audio y por escrito, la reseña de Capitán Pada y sus monitos, de Stranger Things. ¿A qué se debe que todo mundo esté hablando de ésta serie? ¿Cómo no emocionarse cuando las nuevas ideas se unen con las clásicas y forman una aventura de otro mundo? ¿Porqué dedicarle un podcast?   Muchas preguntas, y sus respuestas, son adorablemente…extrañas   Dos hermanos gemelos comenzaron a escribir y grabar sus propias películas en el tercer año de primaria usando una cámara de video Hi8 que les habían regalado sus papás. Las mejores historias comienzan con frases como la anterior y por lo general dan pie a una increíble aventura con duración de hora y media, o episodios de cuarenta y tantos minutos. Lo extraño aquí, es que esa es la historia real de los Duffer Brothers, Matt y Ross, quienes llamaron la atención del creador M. Night Shyamalan para eventualmente ser contratados como escritores de algunos episodios de la serie Wayward Pines. En realmente muy poco tiempo, para los tiempos de Hollywood y su industria, ahora son y serán las siguientes grandes estrellas gracias a Stranger Things.  Nacidos en 1984, crecieron con todos aquellos personajes y conceptos de la cultura pop contemporánea a los cuales les seguimos rindiendo tributo. Curiosamente, lo hacen un año antes de su nacimiento. Prefieren situarse en 1983 para contar la historia de un típico pueblo aburrido en el que no pasa nada. Hasta que sí pasa. Hasta que el gobierno lo elige como locación para construir a su alrededor una pesada fachada que oculta algo extraño. En el mismo lugar, un padre, si es que lo es, decide experimentar con su hija, para llevar su capacidad mental a niveles extra-humanos. Del otro lado de la cerca, las tardes de cuatro amigos se dividen prácticamente en dos actividades: en el sótano de la casa de los padres de uno de ellos, convertirse en seres fantásticos gracias a los permisos no oficiales que te da un juego de rol, y moverse en bicicleta para todos lados. Los radios de dos vías, la fascinación por los comics y un escupitajo en la mano los mantendrá unidos, al parecer, hasta su adultez. O hasta que llegan las cosas más extrañas. La desaparición de uno de ellos, acompañada de variaciones en el voltaje eléctrico, y el encuentro con una niña en medio del bosque suburbano, con todo y lluvia, cambiarán para siempre no sólo su vida, sino la de todos sus habitantes.    Si. La premisa es muy sencilla, y hasta predecible. Conspiración del gobierno que provoca que todo se salga de control. Bueno, eso es lo que creía yo durante el pasar del primer y segundo episodio. Pero el tercero se burló de mi y me dijo que me preparara para muchas sorpresas, sustos, momentos lindos,  momentos tiernos y sobre todo, para ver cómo se construye una historia en la cual ningún personaje sobra. Ayuda mucho que cada uno de los actores y actrices cumple a la perfección con lo que le toca, y se vuelve un producto perfecto cuando, a pesar de tener un desfile de directores, y hasta de escritores por episodio, mantiene una constancia que no le da espacio a ninguna variación.  Durante los primeros episodios, necesitaba algo más, que no fueran las bonitas referencias y menciones al contenido de los ochenta, o canciones extraídas fácilmente de cualquier top ten que buscáramos para ilustrar ese año, esa década, esa moda. Y lo obtuve, de principio a fin. Porque por encima, está bien que suene Sunglasses at night, pero en el otro lado, hay sutiles homenajes que, afortunadamente, no se nos arrojan a la cara queriendo decir: “mira mira, otra referencia ochentera, hazme caso, hazme caso” Son cuatro chicos y una chica los que llevan la serie. Son cinco creadores sin los que esta serie no podría existir: Steven Spielberg, porque no hay nada más Spielberg que muchachos en bicicleta buscando aventuras, John Carpenter, desde su título rojo rojo rojísimo, Stephen King representado, para empezar, con una criatura terrorífica, Rob Reiner, para darle el toque coming of age de un grupito de amigos, y agreguémosle un George Lucas para terminar de formar un micro universo con todo y sus reglas.  Pero insisto, esto es sólo lo “obvio”, porque nos podemos adentrar más y más y más…como la pulga, pues. Así es, ha llegado el momento, de los easter eggs. Pero cuidado, porque algunos pueden ser spoilers:   Los eggos, o wafffles, son para Once, lo que los chocolatitos Reeses son para E.T. El extraterrestre. Tanto Joyce, la madre de Will, como Dee Wallace, la mamá principal de la cinta homenajeada,  son divorciadas y con problemas financieros.  El uso de bicicletas…pues es más que obvio. Huyendo de camionetas y usando  un poder extraordinario para escapar Pero además, tenemos en ambos productos a un ser especial teniendo contacto por primera vez con una televisión. Ambos fueron vestidos para parecer más humanos, usando ropa y peluca. Y los dos pasan la mayor parte de la trama escondido en una casa común y corriente, con el completo desconocimiento de los adultos.  Por si fuera poco, recuerdan a un niño corriendo hacia un cobertizo en medio de la noche? Recuerdan el momento en el que los chicos usando lámparas sordas se encuentran con alguien extraño? Ambas escenas, ocurren tanto en E.T. como en Stranger Things   De Los Goonies no sólo toma el formato de unos muchachos aventurándose en territorios completamente desconocidos, sino que además, Bárbara se inspira bastanta en Stef.    Once y Carrie no sólo comparten sus poderes mentales, sino que la mano de Nancy que sale apresuradamente del árbol que funciona como portal, nos recuerda al final final final de la chica bulleada en el baile de graduación. Y hablando de creaciones de Stephen King, en la película Firestarter, podemos ver similitudes entre Charlie, interpretada por Drew Barrymore, y la misma Once. Criada por un adulto al que poco le importa conservar la niñez de las pequeñas mientras alcance el potencial de sus superpoderes, lo cual provoca un trauma completo hacia la figura paterna. Ambas tienen que usar monitores cerebrales para que estudien su progreso. Charlie puede incendiar cosas. Once, lo hace con un radio de largo alcance.   Un mounstruo que amenaza a la juventud del pueblo y nos quita el sueño? A quien nos recuerda? A otro cuya silueta vemos salir, literal, de la pared, antes de atacar: Freddy Krueger, de Pesadilla de la Calle del Infierno. Además, los adolescentes intentarán cazarlo con armas muy humanas, tratando de acorrarlarlo en nuestro mundo. A ambas criaturas las prenden en fuego. ¿Lo más escalofriante? Las dos chicas, se llaman Nancy.   Para enfrentarse a criaturas que quieren apoderarse de huéspedes humanos, nada mejor que usar trajes de protección contra la radiación. Lo vemos en Aliens. Lo vemos en Stranger Things   En Encuentros Cercanos del tercer tipo, de Spielberg, creen que la mamá se ha vuelto loca. Como cree Jonathan que le ha pasado a Joyce cuando jura que Will le habla a través de los foquitos. Es a través de la luz, que los extraterrestres se comunican, ¿en dónde ? En Encuentros Cercanos del Tercer Tipo.    Stranger Things además, tiene un toque de Stand by me con una caminata de los chicos a lo largo de la vía del tren. La serie tiene pedacitos de Poltergeist, con una niña güerita pequeña siendo testigo de la comunicación con otro plano astral. Y el uso de un cable metálico como guía en la incursión hacia éste otro lado.   Pero las referencias, homenajes e inspiración no son exclusivas de los ochenta. Para no pocos, el tanque sensorial hechizo usando una alberca inflable y mucha sal, les recuerda a Minority Reports. Además, el mounstruo sin cara de Stranger Things podría ser primo hermano del mounstruo sin ojos de El Laberinto del Fauno. Ambos sólo protegidos por la piel, y ésta segunda curiosamente se trata de una niña que entra y sale de un mundo paralelo al nuestro   Y por último, mi homenaje favorito de toda la serie: la última secuencia en la que Will participa antes de su desaparición, es cuando reta a Dustin a unas carreritas en bicicleta. El ganador se llevará un comic. Will dice que irá por el X-Men 134.  Ese ejemplar está escrito por Chris Claremont y dibujado por John Byrne. Salió en 1980 y contiene la historia “ Too late, the heroes”.  En éste número, vemos como Jean Grey es convertida en la Black Queen del Hellfire Club. Aquí comienza la que, para muchos, es la mejor historia de los Hombres-X jamás escrita. Es el inicio de la saga de Fénix Obscura. Una mujer con poderes mentales tendrá que, al final, sacrificarse por el bien de todos. En el lugar de su muerte, sólo queda una mancha de ceniza. Además, en éste número, la mencionada superpoderosa ataca a aquel o aquellos que le mintieron para llevar a cabo su agenda personal. En uno de los enfrentamientos, uno de los villanos es acorralado y elevado contra una pared. Les suena conocido?    Sí, el mundo está hablando de Stranger Things porque se lo merece. Porque nos emocionó a muchos como hacía rato que no. Porque en un mundo en el que las secuelas se confirman con una velocidad que a nadie sorprende, todavía estamos esperando el anuncio oficial para que nos respondan los caminos que dejaron abiertos en el último episodio. Porque aún si le quitas el maravilloso decorado de las referencias y homenajes, sigue siendo una gran historia. Porque nos volvió tan locos que ya hay una página para hacer nuestro propio mensaje con letras y foquitos. Porque los memes, entendidos como imágenes cuyo mensaje va cambiando, ya están allá afuera. Porque Stranger Things es una serie que, más que extraña, es extraordinaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *