La lluvia amenazaba en llegar por la tarde, el cielo estaba cargado de nubes y la gente caminaba de prisa para llegar a su casa o desesperárse el intento. Yo iba camino a encontrarme con Melissa, una mujer blanca con pecas en los brazos que guardaba la tentación en su cintura. Iba a ser una tarde lluviosa, y esta es su historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *