Sí: nuestra vida son los amores. Sirven para contar el paso del tiempo, para mover el aire y… bueno, para engañarnos: al final estamos solos, en un cuarto, añorando a alguien sin darnos cuenta.

Recayente son los escritos deFernando Benavides en la voz de Federico del Moral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *