Heidi y yo escuchábamos música y el alcohol corría. Reíamos mucho, y cuando nos dábamos cuenta eran las 2 o 3 de la mañana y no queríamos que aquello terminara. Yo no quería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *