No hay nada más pesado que los recuerdos. Nada que nos golpee más duro, que nos derrote. Y cuando esos recuerdos traen la embriaguez de los deseos imposibles, sabemos que «el miedo es la bebida de un recayente».

Texto: Fernando Benavides. Voz: Federico del Moral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *