Incluso en los momentos más desesperados es posible hacer tu propia suerte y engañar a quien te trató de ver la cara.

Texto: Fernando Benavides. Voz: Federico del Moral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *