Sin saberlo caminaba por las calles, solo, sin edad para hacerlo; se dirigía a una iglesia, tratando de expiar la culpa de algo que aún no había cometido pero nació cargando en la espalda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *