«No quería que me buscaran, no quería que me amaran o que alguien lo intentara, y aún así, no tenía otra alternativa. Sonaba el celular y decidí apagarlo, asegurar que mi corazón se detuviera sin interrupciones ni falsas esperanzas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *