Un huracán entraba en el poblado, un hombre lo esperaba y una mujer toca a su puerta, pasa, platican, beben mientras la ciudad se destruye; ellos se encargarán de no olvidar el momento… sin darle tregua al huracán, antes que se acerque la calma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *